Aciertos y errores más comunes al crear una marca

 

branding, marca, identidad corproativa, imagen corporativo

" Las marcas son como catedrales se construyen a lo largo de los años."  Lluís Bassat  

 

El branding de las marcas españolas ha sido uno de los aspectos a considerar en los últimos años. La globalización y la necesidad de exportar a causa de la crisi española ha creado la necesidad de mejorar el posicionamiento de la identidad e imagen corporativa para ser más competitivos en mercaods internacionales. Debemos ser conscientes de que la construcción de una marca es lenta y progresiva, que vamos modelando con cada acción de comunicación publicitaria, catálogo, flyer, campaña expterior, radio y TV. Las redes sociales nos permiten destacar factores claves como nuestra USP (Proposición única de venta) a través del marketing de contenidos, sobretodo el vídeo y el blog coporativo nos ayudarán a lograr transmitir nuestra diferenciación respecto a la competencia. Pero el punto de partida de nuestra identidad es nuestra imagen coporativa. No tenemos una segunda oportunidad para crear una buena primera impresión. Por lo tanto empecemos a construir nuestra marca por el  nombre, imagotipo y un eslogan contundente.

Quién no recuerda marcas de productos españoles tan nefastas como "Queso Hermanos Castillejo", o "Jamón Ibérico herederos de Juan Gutierrez". 

Para superar la crisi interna del mercado español y tener éxito con la importación de productos al extranjero debemos realizar un proceso de internalización de marcas. Ejemplos de marcas españolas que han realizado esta transformación con un éxito han sido Zara, Mango, Tous,Camper, etc...

A continuación os vamos a dar unos consejor para la creación de una marca fuerte que pueda ser competitiva en cualquier mercado internacional del mundo. 

Aciertos para crear una marca fuerte:

1. El nombre debe ser fácil de pronunciar y sonar bien en voz alta
Una buena opción es usar nombres compuestos que empiecen con la misma letra (por ejemplo, Coca-Cola). Asegúrate de decirlo en voz alta muchas veces. Evita cualquier tipo de vicios del lenguaje como las cacofonías (repetición de sonidos), confusiones o dificultades al pronunciarlo. Piensa que si llegas a tener éxito, tu marca será mencionada en la radio, televisión o en conversaciones entre las personas.

2. Usa un nombre que tenga significado y aporte valor a la marca
Procura que al decir tu nombre, se sepa inmediatamente de qué trata el negocio y cuál es el beneficio directo que le ofrece al consumidores. Éste no debe ser muy genérico o incluir demasiados giros o industrias. No quieras ser un todólogo y abarcar todos los mercados.

3. Evita el síndrome 2.0
 En Internet y en las redes sociales es común que los nombres se salten letras o palabras como si fueran disléxicos (como en Flickr). Esto no funciona en la vida real. A la gente le gusta saber cómo se pronuncian las palabras sin tener que investigarlo antes. Debes facilitarles a tus consumidores potenciales que te encuentren en cualquier medio y que te recomienden entre sus conocidos.

4. No uses iniciales
Aunque hay marcas como IBM, HSBC o 3M que han logrado posicionar sus nombres a base de siglas, en realidad éstas son poco atractivas y difíciles de recordar. Mientras inicies con un pequeño negocio y no tengas una compañía internacional sólo confía en nombres interesantes para tu público.

5. Especifica
De nuevo: no uses nombres genéricos que no significan nada para quienes lo escuchan por primera vez. En tu nombre debes hacer alusión a algo relacionado con tu empresa, con su industria o con los productos y servicios que ofrece. 

6. Asegúrate de que lo puedas registrar
Si piensas construir una marca grande en el largo plazo, debes investigar si no existe ya en el mercado o si se parece mucho a alguno de tu competencia o de las compañías conocidas. Para registrar tu nombre y tu marca debes hacerlo en el IMPI.

7. Pruébalo en Google AdWords
Esta herramienta de Google te permitirá encontrar frases similares, las palabras clave de tu giro y saber cuántas búsquedas locales y globales están teniendo ciertos términos. Algunas de estas búsquedas te ayudarán a saber si no existe un nombre muy parecido al que estás considerando que tiene mejor posicionamiento en Internet. También hacer esto puede ser el primer paso hacia el SEO de tu futuro sitio Web. 

8.- Diseñar una imagotipo sencillo, pregnante fácil de recordar.

Intenta reproducir un objeto real que tenga relación con tu negocio. Por ejemplo el imagotipo de windows

También puede servir un diseño abstracto fácil de recordar como Nike.

branding, imagen corporativa, identidad corporativa

branding, imagen corporativa

9.-  No dejes que tu marca se estanque, renueva su look.

Tu marca debe ser moderna, fresca y actualizada a las útlimas tendencias. Si tu negocio evoluciona también el diseño de tu marca.

Un buen ejemplo es el ogotipo de Windows.

branding, imagen corporativa

branding, imagen corporativa

10.- Acompaña tu marca de un eslogan que aporte valor y sea corto y fácil de recordar.

Por ejemplo: Just do it, o Think diferent. Eslóganes que todo el mundo recuerda y aportar mucho valor y diferenciación a la marca que representan.

branding, imagen corporativa 

 

Errores que no debes cometer al decidir el nombre de nuestra empresa:

13 errores típicos al elegir el nombre de una empresa

  • Poner mi nombre

A no ser que seas un personaje público ultra-conocido, que tu empresa sea un vivo reflejo de tu persona en todos los sentidos o que tu persona sea un sello distintivo de diseño, calidad o innovación (donde en cualquier caso deberías poner tu nombre y tu apellido real o artístico), poner tu nombre a tu empresa es uno de los errores más comunes entre los emprendedores y las PYMES. 
De este tipo, encontramos infinidad de ejemplos de negocios del tipo “Frutería Mari”, “Neumáticos Pepe”, “Carnicería Manolo”, etc. Nombres que no aportan una seña de identidad al negocio y lo convierten en uno más del montón. 

 

  • Poner mi apellido

Del mismo modo sucede con el apellido. A no ser que tu apellido sea casi único, sea súper conocido o sea un sello distintivo de la manera de hacer de tu empresa, elegir el nombre de tu apellido puede ser un error que estanque a tu negocio. Nombres de empresa como “Mudanzas García”, “Zapatería Fernández” o “Transportes Gil” no ayudan a destacar tu negocio del resto.
 

  • Poner el nombre de mi hija y/o de mi mujer

A no ser que tu hija sea Penélope Cruz, o tu mujer Angelina Jolie, existe exactamente el mismo problema que cuando elegimos nuestro nombre o nuestro apellido. Qué tu fábrica de planchas de aluminio se llame “Vanesa y Raquel” no aporta absolutamente nada a tu negocio. Eso si, quedarás como un buen marido o un buen padre, pero a nivel empresarial estarás cometiendo un error garrafal que perjudicará al futuro de tu negocio.
 

  • Elegir un nombre porque me gusta

Muchos empresarios ven a sus negocios como a sus hijos. Y en muchas ocasiones eligen el nombre como si el de un hijo se tratara con el “sólido” argumento de “me gusta este nombre”. Un nombre nos puede gustar por muchos  motivos, pero no tiene por qué ser el adecuado para nuestro negocio. Además de que nos guste el nombre, debe cumplir con una serie de requisitos estratégicos que nos ayudarán a posicionarlo de manera fácil y efectiva en la mente de nuestros consumidores potenciales.
 

  • Elegir un nombre porque suena bien

Otro de los errores "top ten” en la elección del nombre de nuestra empresa es basarse únicamente en la sonoridad. Es decir, “elijo este nombre porque suena bien”. En este caso pasa exactamente igual que cuando elegimos el nombre porque nos gusta. Además, de sonar bien, debe cumplir con otros requisitos estratégicos y creativos que nos dotarán a nuestro nombre de carácter y personalidad propia.
 

  • 13 errores típicos al elegir el nombre de una empresaElegir un nombre genérico

Es cierto que un buen nombre suele ser descriptivo. Pero si nos pasamos con el descriptivo y utilizamos un nombre genérico estaremos condenando a nuestra empresa a pasar inadvertida y morir de éxito, es decir, a que todo el mundo la mencione pero que no la compre nadie porque cuando piensan en el nombre no lo asocian a la empresa sino al producto genérico. No olvidemos que nuestro nombre, al igual que nuestra empresa debe tener y mostrar personalidad y carácter propio, por lo que no es nada recomendable utilizar un nombre genérico.
 

  • Elegir un nombre excesivamente largo

Los nombres compuestos dan mucho juego. Sin embargo, un nombre excesivamente largo puede traernos muchos problemas: que sea difícil de recordar, que sea difícil de escribir, que la gente lo termine abreviando a su manera, que en algunos elementos de identidad corporativa el nombre quede casi ilegible, que no podamos comprar el dominio porque excede el número de carácteres permitidos (que oscila en los 60 caracteres dependiendo de si es .com, .es, . info...)
 

  • Elegir un nombre que no aporte valor a tu empresa

El nombre de nuestra empresa debe formar parte de nuestra propuesta de valor para nuestro público potencial. Por eso, debemos intentar asociar el nombre de nuestra empresa a nuestra propuesta de valor, a aquello que nos diferencia y nos desmarca de la competencia.
 

  • Elegir un nombre que no nos represente

Como ya hemos mencionado el nombre debe representar a su empresa en todos los sentidos: ya sea porque describe a qué se dedica, su manera de trabajar, su valor diferencial con la competencia, etc. Pero si elegimos un nombre que se asocia a ciertos aspectos, actitudes,... que no tienen nada que ver con nuestro negocio estaremos cometiendo un gran error porque estaremos proyectando una imagen equívoca de nuestra empresa.
 

  • Elegir un nombre difícil de pronunciar

Los nombres en otros idiomas quedan muy “cool”, pero nunca debemos olvidar de quién va a leerlos y quién debe recordarlos. Por eso, antes de bautizar a nuestro negocio con un nombre en alemán, por ejemplo, debemos asegurarnos de que el público al que va dirigido sabrá leerlo y pronunciarlo.
Sino, del mismo modo que le pasó a la marca de cerveza americana Budweiser o a la marca de bebidas Schweppes, deberemos realizar inversiones extra en publicidad y marketing únicamente para enseñar a pronunciar nuestro producto.

 

  • Elegir un nombre difícil de escribir

Hoy en día buscamos a las marcas en internet y en las redes sociales. Pero muchas veces la labor se nos complica cuando las empresas tienen nombres terriblemente complicados de escribir, como por ejemplo los supermercados Schlecker, las joyerías Swarovski, la farmacéutica Pfizer, o la ya mencionada tónica Schweppes. Por eso, es muy importante que una de las características que cumple el nombre perfecto para nuestra empresa es que sea  fácil de escribir.
 

  • Elegir un nombre parecido a la competencia

A no ser que nuestra idea de negocio esté basada en copiar a una marca ya existente (estrategia nada recomendable), nuestro nombre debe ser una propuesta de valor única, por lo que es terriblemente importante que no se parezca en nada a nuestra competencia. Cuanto más diferente sea, mejor.
 

  • Elegir un nombre que no lleve a mal interpretaciones

Los nombres pueden dar muchas lecturas e interpretaciones, tanto en un mismo país como cuando sacamos nuestra marca o nuestros productos a otros países nuevos. En el artículo de Naming ya os mencionamos algunos errores garrafales a la hora de traducir un nombre, como es el caso del Mitsubishi Pajero. Pero no es el único ejemplo. Pese a lo que muchos piensan, éste es un error muy común entre las empresas internacionales: desde los modelos de coches Nissan Moco, Mazda Laputa, Lancia Marica o el Ford Corrida hasta el gel de higiene íntima Chilly, la heladería argentina Chungo, o la empresa de comida china Asco Foods.

 13 errores típicos al elegir el nombre de una empresa

 

 

 

También te puede interesar: 

10 pasos para crear una estrategia digital de éxito

La importancia de un buen plan de comunicación

El marketing directo ha muerto larga vida al markeitng de contenidos